15 julio 2017

Julio Mariscal, Poema XIII del libro Hombres oscuros

Dijiste: ¡Para siempre!.
Y te marchaste, breve, entre los pinos.
Y yo - ¡Dios mío! - me iba preguntando:
¿Qué haré con tanta tarde entre las manos?
¿Qué haré cuando me enrede entre las horas?
¿Cuando la estrella clave en mí su nombre?

¿Qué harás, corazón mío?
Y ahora - ya el tiempo alfanje entre nosotros-
me sigo preguntando:
¿Qué haré con tanta tarde, con tanto corazón,
con tanto barro,
si no tengo tus ojos para alzarme?

Julio Mariscal
España
Arcos de la Frontera, Cádiz, 1922 / 1977

No hay comentarios: